Ellos sí me representan.

img_0049Estibador del puerto de valencia José Luis Caballero.

A LOS QUE ME REPRESENTAN

Los veo pasar rápido por mi lado. Salen de una reunión y suben a un coche y después a un tren. En unas horas estarán en Madrid, reunidos con un grupo parlamentario a quienes trasladarán nuestra realidad, la realidad de más de seis mil familias que ven amenazado su futuro. Hay veces en las que tienen que anular la vuelta a casa y quedarse un día más. A última hora alguien les recibe a la mañana siguiente a primera hora y no se puede dejar pasar una oportunidad como esa. En ocasiones les dan con la puerta en las narices pero volverán las veces que haga falta, hasta que la clase política tome conciencia de que no nos vamos a rendir y para que todos conozcan la verdad de una profesión que nuestro gobierno en nombre de Europa quiere extinguir.
Otros salen hacia Algeciras, allí se reúne la internacional de estibadores IDC., Compañeros de los cinco continentes nos muestran su apoyo incondicional, es una inyección de fuerza que nos confirma que lo estamos haciendo bien. Los compañeros de Australia nos anuncian que han puesto en marcha una Caja de Resistencia. Algunos colectivos empiezan a mirarnos como un ejemplo a seguir.
Otro grupo, a modo de equipo de información, nos va dando a diario todas las novedades al respecto de cómo se están desarrollando las cosas. Esperan a que terminemos nuestro turno para repetirnos cuantas veces sean necesarias todo lo que está ocurriendo durante el día.
También están los que acuden a los medios de comunicación para defender nuestras posiciones y desmentir tanta mentira, y mostrar a la sociedad lo que realmente somos: trabajadores.
En las diferentes reuniones que se han mantenido con la patronal han dejado patente que el futuro de los puertos no será posible sin nosotros, siendo esta una cuestión insalvable para quienes al principio se relamían expectantes del futuro que la Unión Europea les servía en bandeja. Invertir la balanza a nuestro favor, está siendo un trabajo muy duro que les ha exigido mucho y que día a día están llevando al sitio. Cabeza, corazón y cojones.
No viajan en primera clase, no comen en restaurantes de lujo, no duermen en grandes hoteles, su modestia es su grandeza. Luchadores incapaces de esconder el cansancio que sus caras delatan, pero impacientes por volver a la lucha. Así son estos rebeldes con causa, que en tiempos de paz, si es que los hubo, teníamos a nuestro lado trabajando en los muelles.
Ahora abandonan sus puestos de trabajo y marcan el camino a seguir al grupo, para defender a un colectivo dispuesto a presentar batalla contra todos aquellos, que se empeñan en arrebatarnos nuestro trabajo y nuestro futuro en nombre de la globalización y el libre mercado.
Están en casa muy poco tiempo. Uno de ellos me decía no hace mucho que apenas llega a casa arropa a Pablo, su hijo, y se acuesta reventado, duerme un rato porque al día siguiente se reúne con no sé quién, en no sé dónde. Hay otro al que ya le han quitado la escayola pero aun lleva la muñeca sujeta con agujas. Así es esta gente.
Si. Ellos si me representan.

José Luis Caballero (estibador del Puerto de Valencia)

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Pepe Cabrera dice:

    En tiempos de engaño universal, decir la verdad es un acto revolucionario. George Orwell.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s