Tejamos esa red

Tejamos esa red que a cada nudo se haga más fuerte..

Primero aclarar, que solo puedo hablar desde lo que siento y percibo, nunca en nombre de nadie.
Ya hace algunos años que arribe a este muelle, ignorante en estas lides y con un buen saco de temores a las espaldas.

Me vi joven, participando de algo que quizá me vendría grande, pero me equivocaba, era una plantilla rejuvenecida que colaboraba en la formación de los que llegábamos de nuevas.

Sentí que encontraría límites, pero me equivocaba, grandes mujeres caminaron por esta senda pedregosa y consiguieron allanar el camino a las que vendríamos detrás, desarrollaban prácticamente la totalidad de las especialidades y mostraban una destreza igual o incluso superior a algunos compañeros.
En Valencia disfrutamos de una igualdad que no refleja la realidad social que muchas mujeres viven. No nos engañemos, aun queda mucho por hacer, pero tengo la firme convicción que esta situación cambiará. Son muchas las que están manos a la obra para que esto suceda.

Me vi mujer en un colectivo inherentemente masculino y creí no encajar jamás, pero me equivocaba, caí entre compañeros que me hicieron sentir como una igual, para los que su única preocupación fue si eras una buena trabajadora, algunos de ellos que siendo padres de niñas luchan discretamente porque no encuentren limites en esta sociedad, entendían la necesidad de que estuviésemos presentes en la riba.

Pensé que me sentiría sola, pero me equivocaba, la obligación de estar siempre pendiente y dispuesta para trabajar, la necesidad de vigilar y velar por los compañeros ante algunas operativas, crea un vinculo de hermanamiento que no entiende de genero, ni fronteras.

Creí que esto terminaría desapareciendo, pero me equivoqué, es la lucha continua por un trabajo digno y profesionalizado lo que nos ubica en este presente, ahora es obligación nuestra defenderlo.

Estos meses me han servido para darme cuenta que nos necesitamos.
Siempre me involucré en las causas sociales pero a titulo personal, eso debe cambiar.
Es momento de que nuestro colectivo, en bloque, de respaldo a tantas personas que vienen siendo golpeadas indiscriminadamente.

Creo que ahora este hermanamiento debe extenderse, ampliarse y encontrar espacios de confluencia con esos trabajadores que cada mañana se levantan y plantan cara a tantas injusticias desde el anonimato y prácticamente en soledad.
No tengamos, nunca más, miedo, porque ya no estamos sol@s, ya no caminamos con las espaldas desprotegidas.
Tejamos esa red que a cada nudo se haga más fuerte, que amortiguará cada envestida que lo único que persigue es despojarnos de derechos, de lo que es legitimo y que tanto sudor y sangre costo alcanzar.

Somos hermanos, compañeros.
Nunca, jamás, dejaremos que desfallezcan; porque su lucha es la nuestra y cada provocación u agresión que les hace tambalear, nos la hacen a todos; porque si pretenden que huyan, lo haremos hacia adelante, plantando cara a las injusticias; porque cuando te despojan de todo, no te dejan otra opción que levantarte, sacar uñas y luchar.

Nos necesitamos y unidos somos invencibles.
Ni un paso atrás!!

Natalia Vicente
Mujer y Estibadora en el Puerto de Valencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s